Health Library Explorer
Páginas relacionadas
Translate

Radiografía de tórax

(Radiografía de tórax)

Descripción general del procedimiento

¿Qué es una radiografía de tórax?

Las radiografías de tórax proporcionan información importante relacionada con el tamaño, la forma, el contorno y la ubicación anatómica del corazón, los pulmones, los bronquios, los grandes vasos (aorta, arco aórtico, arterias pulmonares), el mediastino (área que se encuentra en el medio del pecho y que separa los pulmones) y los huesos (columna cervical y dorsal, clavículas, cintura escapular y costillas). Todo cambio en la estructura del corazón, los pulmones y/o los vasos de los mismos puede indicar una enfermedad u otra condición. 

¿Qué es una exploración radiológica?

Una exploración radiológica utiliza rayos de energía electromagnética invisible para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una película. Las radiografías se realizan utilizando radiación externa para producir imágenes del cuerpo, sus órganos y otras estructuras internas con fines de diagnóstico. Los rayos X pasan a través de los tejidos del cuerpo hasta unas placas especialmente tratadas (parecidas a una película fotográfica) y se hace una foto tipo "negativo" (cuanto más sólida es la estructura, más blanca aparece en la película). Ahora las radiografías usualmente son creadas digitalmente para poder analizarlas en la computadora en lugar que una película radiográfica. 

Según los resultados de las radiografías de tórax, el médico puede solicitar exámenes o procedimientos adicionales a fin de reunir más información para el diagnóstico.

Otros procedimientos relacionados que se pueden utilizar para diagnosticar problemas del tórax y el tracto respiratorio incluyen: fluoroscopia de tórax, ultrasonido de tórax, tomografía computarizada (TC) de tórax, biopsia pulmonar, gammagrafía pulmonar, mediastinoscopia, tomografía por emisión de positrones (PET por sus siglas en inglés) del tórax, biopsia pleural, toracocentesis, radiografías de los senos paranasales, angiograma pulmonar, broncoscopia y broncografía. Consulte estos procedimientos para obtener información adicional.

Anatomía del aparato respiratorio:

Ilustración de la anatomía del aparato respiratorio
Click Image to Enlarge

El aparato respiratorio está formado por los órganos que realizan el intercambio gaseoso, y son los siguientes:

Las vías respiratorias superiores incluyen: 

  • nariz

  • cavidad nasal

  • celdillas etmoidales

  • senos frontales

  • seno maxilar

  • seno esfenoidal

  • nasofainge

  • laringe

  • tráquea

El tracto respiratorio inferior incluye:

  • los pulmones.

  • bronquios.

  • bronquiolos.

  • alvéolos.

¿Cuáles son las funciones de los pulmones?

Los pulmones absorben el oxígeno que las células necesitan para vivir y llevar a cabo sus funciones normales. También son los encargados de expulsar el dióxido de carbono, producto de desecho de las células del cuerpo.

Los pulmones son dos órganos en forma de cono, compuestos por tejido esponjoso de color gris rosáceo, que ocupan la mayor parte del espacio del pecho o tórax (la parte del cuerpo que está entre la base del cuello y el diafragma).

Los pulmones están cubiertos por una membrana llamada pleura.

Los pulmones están separados uno del otro por el mediastino, un área que contiene lo siguiente:

  • el corazón y sus grandes vasos

  • la tráquea (conducto de aire)

  • el esófago

  • el timo

  • los ganglios linfáticos

El pulmón derecho tiene tres secciones, llamadas lóbulos. El izquierdo tiene dos lóbulos. Cuando respira, el aire entra al cuerpo por la nariz o la boca. Luego baja por la garganta a través de la laringe y la tráquea, y entra en los pulmones a través de conductos llamados bronquios principales.

Uno de los bronquios principales va hasta el pulmón derecho, y el otro, al izquierdo. Dentro de los pulmones, los bronquios principales se dividen en bronquios más pequeños y luego en conductos aún más pequeños llamados bronquiolos. Los bronquiolos terminan en sacos de aire diminutos llamados alvéolos.

Razones para realizar el procedimiento

Se pueden utilizar radiografías de tórax para evaluar el estado del corazón (directa o indirectamente) mediante la observación del corazón propiamente dicho, así como también de los pulmones. Todo cambio en la estructura del corazón, los pulmones y/o los vasos de los mismos puede indicar una enfermedad u otra condición.

Los trastornos que pueden evaluarse con radiografías de tórax pueden incluir, entre otros, los siguientes:

  • cardiomegalia (que puede producirse a raíz de defectos cardíacos congénitos o de una cardiomiopatía)

  • derrame pericárdico: una acumulación de exceso de líquido entre el corazón y la membrana que lo rodea, debido generalmente a una inflamación

  • derrame pleural: una acumulación de sangre o líquido alrededor del pulmón

  • neumotórax (pulmón colapsado) y hemotórax (sangre en la cavidad pulmonar) 

  • neumonía, tos persistente y otros trastornos pulmonares

  • aneurisma: dilatación de las paredes de los grandes vasos sanguíneos, como la aorta

  • fracturas de huesos

  • calcificación de estructuras cardíacas (como las válvulas cardíacas o la aorta)

  • tumores o cáncer

  • hernia del diafragma (el músculo respiratorio, el diafragma, se sale de lugar)

  • pleuritis: inflamación del revestimiento del pulmón

  • edema pulmonar ("líquido en los pulmones" que puede producirse debido a una cardiopatía congénita o una insuficiencia cardíaca congestiva)

Otras razones para realizar radiografías de tórax pueden incluir:

  • como parte de la evaluación física antes de una hospitalización y/o una cirugía o como parte de un examen físico completo

  • para evaluar los síntomas de patologías relacionadas con el corazón o los pulmones

  • para evaluar la evolución de una enfermedad y/o la eficacia de tratamientos

  • para revisar la posición de los cables de un marcapasos implantado y de otros dispositivos internos como los catéteres venosos centrales, tubos endotraqueales, tubos torácicos o tubos nasogástricos

  • para controlar el estado de los pulmones y de la cavidad torácica después de una cirugía

  • para comprobar si ha fracturas en las costillas o anormalidades en los huesos 

Su médico puede recomendarle radiografías de tórax por otros motivos.

Riesgos del procedimiento

Es posible que desee preguntarle a su médico sobre la cantidad de radiación utilizada durante el procedimiento y los riesgos relacionados con su situación particular. Es una buena idea llevar un registro de su historial de exposición a la radiación, como exploraciones anteriores y otros tipos de exploraciones radiológicas, para que pueda informar a su médico. Los riesgos asociados con la exposición a la radiación pueden estar relacionados con la cantidad acumulativa de exámenes y/o tratamientos realizados con rayos-X durante un largo período de tiempo. La cantidad de radiación que recibes de una radiografía es mínimo, similar a la cantidad de radiación natural que uno recibe durante 10 días. 

Si está embarazada o sospecha que puede estar embarazada, debe informárselo a su médico. La exposición a la radiación durante el embarazo puede provocar anomalías congénitas.

Es posible que existan otros riesgos dependiendo de su estado de salud específico. Recuerde consultar todas sus dudas con su médico antes del procedimiento.

Antes del procedimiento

  • El médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.

  • En general, no se requiere preparación previa como ayuno o sedación.

  • Informe al técnico radiólogo si está embarazada o sospecha estarlo.

  • Vístase con prendas que permitan tener acceso al área que se examinará o que puedan quitarse con facilidad.

  • Informe al técnico radiólogo si tiene algún "piercing" en el pecho.

  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Durante el procedimiento

Las radiografías de tórax pueden realizarse de forma ambulatoria o como parte de su internación en un hospital. Los procedimientos pueden variar en función de su estado y de las prácticas de su médico.

Imagen de una radiografía de tórax, que muestra un marcapasos implantado de una sola cavidad

Por lo general, las radiografías de tórax siguen este proceso:

  1. Se le pedirá que se quite la ropa, joyas u otros objetos que puedan interferir con el procedimiento.

  2. Se le entregará una bata para que se ponga.

  3. La vista particular que indique el médico determinará cómo se lo colocará para las radiografías, por ejemplo, acostado, sentado o de pie. Se lo colocará con cuidado de manera de obtener la vista deseada del tórax. El médico también especificará la cantidad de radiografías que se realizarán.

  4. Si la radiografía se toma de pie o sentado, deberá pararse o sentarse frente a la placa radiográfica. Se le pedirá que lleve los hombros hacia adelante, que respire hondo y que contenga la respiración hasta que se realice la exposición a los rayos X. En el caso de pacientes que no puedan contener la respiración, el técnico radiólogo tomará la imagen en el momento apropiado mediante la observación del patrón de respiración.

  5. Es importante que permanezca inmóvil durante la exposición, ya que cualquier movimiento hará que la radiografía salga borrosa.

  6. Para obtener una vista de un ángulo lateral del tórax, se le pedirá que se ponga de costado y que levante los brazos por encima de la cabeza. Se le pedirá que respire hondo y que contenga la respiración mientras se realiza la exposición a los rayos X.

  7. El técnico radiólogo se sitúa detrás de una ventana protectora mientras se toman las imágenes.

Aunque el procedimiento radiológico en sí mismo no causa dolor, la manipulación de la parte del cuerpo que se está examinando podría producir cierta molestia o dolor, particularmente en el caso de tener una reciente lesión o procedimiento invasivo como una cirugía. El técnico radiólogo empleará todas las medidas posibles para que usted esté cómodo y finalizará el procedimiento cuanto antes para minimizar cualquier incomodidad o dolor.

Después del procedimiento

Por lo general, no se requiere ningún tipo de cuidados especiales después de una radiografía de tórax. Sin embargo, es posible que su médico le brinde instrucciones adicionales o alternativas después del procedimiento, en función de su situación específica.

Los Recursos en la Red

El contenido proveído aquí tiene un propósito informativo únicamente, y no está diseñado para diagnosticar o tratar un problema de salud o una enfermedad ni reemplazar el consejo médico que usted reciba de su médico. Por favor, consulte a su médico para aclarar cualquier pregunta o preocupación que usted pueda tener acerca del trastorno que padece.

Esta página contiene enlaces a otros sitios Web con información sobre este procedimiento y condiciones de salud relacionadas. Esperamos que estos sitios le sean útiles, pero recuerde que nosotros no controlamos ni avalamos la información presentada en ellos, así como ellos tampoco avalan la información presentada en nuestro sitio.

American Cancer Society (Asociación Americana del Cáncer)

American Heart Association (Asociación Americana del Corazón)

American Lung Association (Asociación Americana del Pulmón)

National Cancer Institute (NCI) (Instituto Nacional del Cáncer)

National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) (Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y la Sangre)

National Institutes of Health (NIH) (Institutos Nacionales de la Salud)

National Library of Medicine (Biblioteca Nacional de Medicina)

Revisor médico: Louise Akin, RN, BSN
Revisor médico: Daphne Pierce-Smith, RN, MSN, FNP, CCRC
Última revisión: 1/7/2014
© 2000-2014 Krames StayWell, 780 Township Line Road, Yardley, PA 19067. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered By Krames StayWell
Copyright © Krames StayWell except where otherwise noted.
About Us
third-party-template
5.3-0